Conducimos un Tesla Model S 100D

El pasado sábado 10 de Febrero pudimos disfrutar de un Model S 100D gracias al Tesla Store de Pozuelo (Madrid). La cita para el Test Drive la teníamos a las 13h del sábado en una jornada de “puertas abiertas” dónde aquellos que quisieran sentir un poco de emoción eléctrica, sólo debían confirmar hora.tesla model sAl llegar junto a la puerta, había dos modelos Tesla un X y un S esperando a ser conducidos. La diferencia entre ellos era bastante llamativa, sobretodo por la altura del Model X que tenía ligeramente la suspensión elevada.

Una vez dentro de la “Pop up Store” el Product Especialist nos reconoce y nos saluda muy amablemente, las azafatas nos ofrecen algo de beber y entre risas digo “Vamos al lío”, la emoción era más que evidente, puesto que estaba deseando probar un coche de estas características.

No importa el tiempo que lleves conduciendo o lo acostumbrado que estés a los vehículos eléctricos, ponerse en manos de un Model S o X impone. Antes de conducirlo, nos mostraron un poco el vehículo y su capacidad de carga de sus amplios maleteros (delantero y trasero) aunque yo sólo me estaba mentalizando de que me iba a poner al volante de un coche de casi 5 metros (4,97m) y algo más de 2 de ancho (2,18m)

Lo primero que llama la atención una vez sentado dentro es su anchura… estoy acostumbrado a coches anchos pero esto es otro nivel. No necesito acomodarme ni regular prácticamente nada, el asiento está en una posición perfecta para mi, sólo debo ajustar el volante con una “palanquita” eléctrica situada en la izquierda y el retrovisor interior por el que no se podía ver casi nada, debido a dejarnos la tapa del maletero sin plegar. Una vez colocada correctamente, me coloco el cinturón de seguridad (que tiene un anclaje muy grueso) recibo unas breves instrucciones para iniciar la marcha y salimos con 467km de autonomía.

Salir del parking del Corte Inglés de Pozuelo es una tarea algo peliaguda, la gente está un poco a la desesperada por encontrar hueco en el parking externo, por lo que hay que tener mil ojos. Durante ese breve trayecto de salida, mi sensación es que no llevo un coche tan largo… por los retrovisores puedo ver prácticamente el final del coche.

Es una vez fuera del recinto, me doy cuenta de lo incapaz que soy de llevarlo por un carril, tras un breve reconocimiento del coche en unas cuantas rotondas y del sistema “One Pedal Feeling” pido cambiar el sistema de retención para que sea más suave y cómoda para la conducción, puesto que el nivel normal me parece muy brusco. Nuestro Product Especialist nos propone algo de música y cómo veníamos escuchando en el ZOE un álbum nuevo, lo buscamos en la enorme pantalla central que posee Spotify Premium. Con el sistema de retención reducido y la música de mi gusto me siento cómo si condujera mi coche sólo que más potente y más grande.

¡Salimos a Carretera con el Tesla Model S!

En la rampa de salida decido ya ponerme serio y no ir por el medio de los dos carriles cómo si estuviera solo en el mundo, la incorporación la realizo de forma muy ágil. Tocar el acelerador de este Tesla es casi pecado, de hecho puedo notar cómo al acelerar sobre una de las juntas metálicas de la rampa una rueda trasera patina. La suspensión es firme, aunque siendo regulable no creo que sea incómodo para el día a día.

Una vez dentro de la M40, es cuando percibo el “aplomo” que tiene este coche, se siente cómo si condujeras un bloque, pero en el buen sentido, tienes esa sensación de ir muy protegido. Estoy seguro que los kilómetros pasarían sin mayor problema en un viaje vacacional, de hecho te puedes imaginar ya viajando con la familia con todos los trastos o en pareja.

Durante el trayecto de carretera, pudimos probar el sistema Autopilot, con las carreteras españolas funciona bien, pero cómo suelen ser estrechas, el Model S tiende a tomar cómo referencia las franjas de la izquierda e ir pegado a ellas. Con la sensación de que estás demasiado cerca del carril, pero claro… es que el coche tiene que entrar dentro del carril por muy estrecho que sea.

El interior con la tapicería en piel vegano blanco y el increíble techo panorámico, provocan una sensación de libertad y amplitud que la pantalla de 17″ pulgadas del salpicadero parece hasta pequeña. El tintado del techo es muy oscuro, por lo que en verano no debe provocar calor en exceso.

Tras probar el sistema, nuestro copiloto y Product Especialist decide introducir en el navegador la vuelta y así también probar el sistema de navegación. Tras haber recorrido cerca de 20 kilómetros, cada vez me noto más relajado y familiarizado con el coche.

En el trayecto de vuelta, me propone bajar la velocidad de crucero y acelerar a tope. La sensación es un poco abrumadora, sólo ves por el “rabillo del ojo” cómo pasan las cifras de la velocidad cómo si de una “tragaperras” se tratase mientras tu cuerpo se pega al asiento. Aunque es totalmente normal con las cifras en las que se mueven sus dos motores con 422 CV y un par motor de 660 Nm

¡¡¡Tengo que hacerlo otra vez!!!

Hice la prueba adelantando a otro vehículo y mi sonrisa era palpable. Este coche ante una situación de emergencia o adelantamiento, no te va a dejar en la estacada. Con un leve giro del volante y un pisotón dejas atrás a quién sea.

Estamos llegando a nuestro destino y en la rampa de entrada al Centro Comercial, acelero para ver su paso en curva cerrada, la sonrisita no se quita de la cara, el coche ni se ha inmutado… es imposible no ser pícaro e imaginar lo bien que te lo pasarías jugando por carreteras poco transitadas.

Llegamos a la zona reservada para los Test Drive y una Taxista con un Mercedes E no parece tener mucha prisa, por lo que no puedo siquiera probar el sistema de aparcamiento asistido. Mientras lo estoy aparcando de forma manual, veo un detalle que me llama especialmente la atención y es que los sensores muestran imágenes del volumen y la distancia en centímetros con el objeto a evitar. Muy necesario para la parte delantera, pero con la inmensa cámara trasera ya puedes observar toda la parte trasera sin mayor preocupación.

Hemos recorrido cerca de 45 kilómetros y el marcador muestra 432km. Si restamos los 45 a los 467 previos, debería darnos una autonomía restante de 422km. 10 kilómetros por encima en un trayecto del 90% en carretera y a velocidad crucero jugando de vez en cuando. No estoy seguro si es por mi costumbre a los VE pero he conseguido realizar un trayecto con tan sólo 15,4kwh de media. Casi cómo el ZOE en invierno.

Quiero dar las Gracias a nuestro copiloto y especialista Alberto que hizo todo lo posible para que pudiéramos probar semejante maravilla tecnológica.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here