El Renault ZOE pasa favorablemente
su primera ITV pero con anécdota.

Parece mentira que hayan pasado 4 años ya desde que el Renault ZOE entró en nuestras vidas, es curioso cómo cuando menos lo esperas recibes una carta en la que tienes que llevar tu vehículo a pasar la ITV.

En nuestro caso, debíamos pasar la Inspección antes del día 18 de Septiembre, pero estando en sábado y tras pasar por la tienda Tesla popup de Pozuelo decidimos ir directos a la ITV antes del cierre. No sin antes hacer una parada en la gasolinera cercana (Sí… un ZOE en la gasolinera) dónde 4 años atrás pedía 30€ de 98. Ahora volvía para pedir un cupón de descuento.

Cuando me entregaron el descuento, analicé el folleto de la ITV y pensé… “me van a cobrar por vehículo de combustión y no me van aplicar los 10€” porque ponía específicamente que es sólo era para vehículos ligeros de gasolina.

Entro a las oficinas con los papeles del Renault ZOE, con el folleto y cara de no haber roto nunca un plato. Le entrego los papeles y el descuento, empieza a introducir los datos y antes de que me de un precio, le comento;

“en el cupón pone que sólo es para Gasolina y Diésel” y me contestaNo pasa nada, lo metemos cómo si fuera uno de gasolina, son 32,56€”

Abono el importe y me dice el carril en el que debo situar mi coche.

Espero en el carril hasta mi turno, no pasan ni 2 minutos, bajo las ventanillas, le entrego los papeles y ficha del vehículo al técnico que va a realizar la inspección.
Las risas empiezan aflorar a mi acompañante y a mi, la cara de “qué narices es esto” del técnico no tenían desperdicio, no paraba de mirar el exterior del vehículo y salta de pronto

– ¡Abra el Capó! 

Levanta el capó y llega el momento álgido de risas. Mira el vano del motor, mira la ficha técnica y vuelve a mirar el vano del motor… Da un paso hacia atrás, se acerca a la ventanilla y le pregunto;

¿Es el primer eléctrico que viene a pasar a ITV? 
– ¿el primero? No he visto uno de estos en mi VIDA!!!

El Técnico se empieza a reír y dice – “vamos a buscar el número de bastidor” bajamos del vehículo y nos ponemos a buscar por las puertas, bajo moquetas de los asientos y de pronto se le ocurre al técnico mirar en el maletero. Levantamos la moqueta y ahí estaba, marcado bien fuerte con números y letras de un CM.

Vuelvo a mi asiento y pasamos todas las pruebas de faros, pilotos, intermitentes, limpias, cinturones, etc. Me pide salir del coche una vez finalizada las comprobaciones y monta en el coche, le veo un poco nervioso porque no encuentra el botón de ON/OFF y le indico dónde está. Lo apaga, lo enciende, lo vuelve apagar y lo vuelve a encender, le digo que debe meter la marcha o el coche no se moverá y así hace hasta llegar a la prueba de rodillos. Realiza los test de frenada mientras mi acompañante y yo lo observamos desde fuera.

A continuación me pide que lleve el coche hasta el Foso para realizar la prueba de amortiguación, rótulas y toda las pruebas que hacen desde ahí abajo. Aquí es cuando empieza la auténtica aventura de llevar un Renault ZOE a la ITV, que no sabes con qué te puede sorprender.

Muchos saben el nombre que tiene mi coche (Cortocircuito) pues bien, hizo honor a su nombre cuando me pidió que pasara de la marcha “D” hasta “P” y después a “N” mientras no paraba de menearse el coche.

Un enorme aviso en la pantalla en rojo – SISTEMA ELÉCTRICO A CONTROLARy el coche en medio del foso, totalmente muerto. Intento mantener la calma, pero mi boca suelta un “ala, ya se ha J*dido el coche…” lo apago, lo enciendo y meto el D para ver si se mueve… NADA, vuelvo apagarlo – encenderlo meto marcha y CHAN!!! desaparece el panel de avería y se desplaza hacia el frente. Todo este proceso de apagar y encender con el “meneito” del foso, situación absurda al máximo.

Sube el técnico del foso para decirme; “bueno… la prueba de gases no la vamos hacer, qué no hay que ver nada… espere fuera” 

Aparco en el exterior, no pasa ni 1 minuto cuando viene el técnico a preguntarme 
– ¿Cuántos kilómetros tiene que no lo he apuntado? a lo que le contesto 74.000, lo anota y se vuelve a marchar con todos los papeles.

Diez minutos después regresa para entregarme los documentos y la famosa pegatina, no sin antes advertirme que las ruedas traseras están un poco desgastadas. ¡¡PERO SOMOS FAVORABLES!!

Esta ha sido la aventura del llevar el ZOE a la ITV, para aquellos de primera generación que estén a punto, tengan especial cuidado en el foso, para evitar que el coche se vuelva “loco” por estar cambiando de marcha, poniendo el freno de mano etc…

Pasada en: ITV – Cuatro Vientos – STYC (grupo ATISAE)

¡Si quieres pasarte al eléctrico no lo dudes!
Rellena el siguiente Formulario y un Comercial encontrará el VE perfecto.




de la Política de Privacidad.


Compartir
Artículo anteriorProbamos el smart eléctrico – Un urbanita con chispa
- Apasionado de la Movilidad Eléctrica - Miembro Activo de la AUVE - Conductor de un Renault ZOE desde Sept 2013 con más de 52.000km

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here